El ciclo sexual femenino (ciclo menstrual)

El ciclo sexual femenino humano (o ciclo menstrual) es el proceso mediante el cual se desarrollan los gametos femeninos (óvulos u ovocitos) y se producen una serie de cambios dirigidos al establecimiento de un posible embarazo. El inicio del ciclo se define como el primer día de la menstruación y el fin del ciclo es el día anterior al inicio de la siguiente menstruación.

Fases del ciclo menstrual

En realidad, en lo que llamamos ciclo menstrual participan tres ciclos diferentes:

    • El ciclo de las hormonas de la hipófisis: En la hipófisis se producen dos hormonas: la estimulante del folículo (FSH) y la luteinizante (LH). La concentración de estas hormonas varía periódicamente.
    • El ciclo ovárico: Es controlado por el ciclo de las hormonas hipofisarias. Ocurre en el ovario y consiste en que cada 28 días comienza a madurar un folículo ovárico, se transforma en un folículo maduro y libera un óvulo. Tras ello, los restos del folículo forman el cuerpo lúteo.
    • El ciclo menstrual: Depende del ciclo ovárico y tiene su origen en los cambios que experimenta la capa más interna del útero, que recibe el nombre de endometrio. Cada ciclo, el endometrio aumenta de tamaño y se llena de vasos sanguíneos, a fin de albergar un embrión, producto de la fecundación del óvulo. Cuando la fecundación no se produce, todo ese endometrio se desprende y es expulsado por la vagina, lo que constituye la menstruación.

Grafico del ciclo menstrual 01

Fase folicular

Se produce entre el día 1 y el día 14 del ciclo, aproximadamente. El aumento de la concentración de FSH hace que uno o varios folículos comiencen a crecer y a desarrollarse, hasta transformarse en folículos maduros o folículos de Graaf. Al comienzo de esta fase es cuando se produce la menstruación; es decir, la descamación del endometrio del útero, producido durante el ciclo anterior. Precisamente es el inicio de la menstruación lo que define el día 1 del ciclo.

El folículo en desarrollo produce estrógenos, unas hormonas que hacen que, de nuevo, el endometrio del útero vaya creciendo para alojar a un nuevo embrión.

Ovulación

El aumento de la concentración de la hormona hipofisaria LH provoca la ovulación, es decir, la expulsión del óvulo del folículo. Como consecuencia, queda en el ovario una cicatriz, el cuerpo lúteo. La ovulación se produce, aproximadamente, hacia el día 14 del ciclo. El óvulo pasa a las trompas de Falopio, donde sobrevive alrededor de 24 horas. Si tras 24 horas no se ha producido la fecundación, el óvulo muere.

Fase lútea

El cuerpo lúteo segrega la hormona progesterona. Esta hormona promueve que el endometrio del útero alcance su máximo grosor, con abundantes vasos sanguíneos, esperando para recibir al embrión. Al final de esta etapa, si no se ha producido la fecundación, el cuerpo lúteo degenera y deja de segregar progesterona. Con esto culmina el ciclo, pero es la falta de progesterona lo que hace que, al inicio del siguiente ciclo, se desprenda el endometrio.

La “ventana fértil”, los días fértiles del ciclo menstrual

La “ventana fértil” corresponde al período más fértil del ciclo menstrual, es decir, el lapso de tiempo con mayor probabilidades de que el acto sexual resulte en embarazo. Diversos estudios establecen la duración de este período en 6 días, cuya ubicación en el ciclo es relativa a la ovulación y variable en función del día en que esta ocurra.

Un artículo publicado el año 1997 en el volumen nro. 13 de la revista Advances in Contraception, el cual resumía los modelos y resultados disponibles en la literatura especializada acerca de las probabilidades de concepción debido a la relación sexual en diferentes días del ciclo respecto de la ovulación, ofrece las siguientes conclusiones:

    • La probabilidad de concepción se ha encontrado ser mayor en el día de la ovulación.
    • Una ventana fértil con probabilidades estadísticas significativas de concepción se puede definir como los 5 días antes de la ovulación y el día mismo de la ovulación.
    • Dado que la supervivencia del óvulo se ha estimado ser menos de un día (siendo la única estimación existente de 0,70 días), la duración de esta ventana es más posiblemente debida a la supervivencia de los espermatozoides y la inexactitud del momento estimado de ovulación.

Predictibilidad de la ubicación de la “ventana fértil” en el ciclo menstrual

Aunque existe certeza respecto de la duración de la ventana fértil, la naturaleza variable del ciclo sexual femenino limita las posibilidades de establecer una pauta universal que con precisión determine los días del ciclo en que se iniciará y terminará la ventana fértil.

De acuerdo a diversas pautas clínicas, la mujer promedio está potencialmente fértil entre los días 10 y 17 del ciclo menstrual. Éstas pautas se fundamentan en dos supuestos: que la ovulación ocurre exactamente 14 días antes de la siguiente menstruación, y que la “ventana fértil” se extiende antes y después de la ovulación, sin embargo estos supuestos están basados en información desactualizada.

Un estudio publicado el año 2000 en el volumen nro. 321 del British Medical Journey, en el cual se midió el momento de ovulación en 696 ciclos menstruales correspondientes a 221 mujeres, concluyó que sólo en aproximadamente 30% de las mujeres la “ventana fértil” se presenta completamente dentro de los días del ciclo menstrual mencionados en las pautas clínicas vigentes –esto es, entre días 10 y 17 del ciclo menstrual. La mayoría de las mujeres presentó la “ventana fértil” antes y otras mucho después. Por esto, debe aconsejarse a las mujeres que el inicio de la “ventana fértil” puede ser imprevisible, aun cuando los ciclos normalmente sean regulares.

Gráfico de la ventana fértil

Cambios de la temperatura basal en relación al ciclo menstrual

Producto de los cambios hormonales que toman lugar en ciclo menstrual, la temperatura basal del cuerpo de la mujer sufre una leve, pero identificable, variación luego de que se ha producido la ovulación.

¿Qué es la temperatura basal?

La temperatura basal del cuerpo de una persona es la temperatura del cuerpo, sin influencias de comida, bebida o actividad. Ésta se eleva y desciende a lo largo del día y de la noche en un patrón cíclico, con el punto más bajo situado en algún momento durante las horas muy tempranas de la mañana. Normalmente continúa elevándose después de la hora regular de despertarse de una persona a razón de 1/10 de grado centígrado por hora hasta alcanzar el punto más alto.

Relación de la temperatura basal con los procesos del ciclo menstrual

Cuando el folículo del ovario ha expulsado un óvulo, comienza una nueva función: éste se convierte en el cuerpo lúteo y comienza a segregar progesterona. Ésta hormona es termogénica, es decir, produce una elevación de la temperatura basal, por lo tanto, la ovulación es seguida por una elevación sostenida de la temperatura que se mantiene en niveles más altos que antes de la ovulación hasta el día previo o el mismo día de la siguiente menstruación. De este modo, la elevación sostenida de la temperatura basal es un signo objetivo de que se ha producido la ovulación y con el aumento de la temperatura es posible determinar la infertilidad postovulatoria.
El siguiente gráfico muestra la variación en la temperatura basal de una mujer, en relación a los otros procesos involucrados en el ciclo menstrual: